21 de Marzo - Día Internacional del Síndrome de Down


| Fundacion Adecco
  • España, con un ratio de una persona con síndrome de Down por cada 1.600 nacimientos, es el país de todo el mundo que presenta el dato más bajo.
  • Sólo 700 personas con síndrome de Down en edad laboral trabaja en la empresa ordinaria, según Down España.
  • "Detrás de nuestra baja participación en el mercado laboral hay obstáculos como la sobreprotección familiar y un excesivo sesgo en los puestos que podemos desempeñar"-comenta Pablo.

El próximo lunes, 21 de marzo, se celebra el Día Internacional del síndrome de Down, fecha escogida como metáfora de la triplicación del vigésimo primer cromosoma.

En este marco, Pablo Pineda, primer diplomado europeo con síndrome de Down y consultor de Diversidad de la Fundación Adecco, ha aprovechado para recordar los Derechos de las personas con discapacidad, que recientemente defendió en la ONU: "para mí fue un honor ser invitado al acto de las Naciones Unidas, en el marco del Día Internacional de la Discapacidad, donde aproveché para dar mi visión sobre la necesidad de reforzar la empatía y poner fin a las actitudes de discriminación. Hoy, en el Día de las personas con síndrome de Down, este mensaje cobra plena actualidad y veo necesario recordarlo, esperando que se mantenga vivo todos los días del año"- comenta el malagueño.

35.000 personas con síndrome de Down en España

Pablo alude a los datos de la asociación Down España: "nuestro país, con un ratio de una persona con síndrome de Down por cada 1.600 nacimientos (un total de 35.000), es la nación de todo el mundo que presenta el dato más bajo, debido seguramente a los diagnósticos prenatales que incitan a muchas mujeres a interrumpir voluntariamente el embarazo cuando les indican que su bebé tiene posibilidades de tener síndrome de Down. Comprendo lo difícil que debe ser para ellas, pero les animaría a reflexionar: su hijo podría ser capaz de muchas cosas e interrumpiendo la gestación se las estaríamos negando, sin darle la mínima oportunidad de demostrarlo. Yo, por ejemplo, nunca me hubiera sacado una carrera universitaria si mi madre hubiera decidido abortar"- comenta Pablo.

Detrás de esta realidad, Pablo identifica numerosos prejuicios y barreras que siguen existiendo en la sociedad: "seguimos pensando que una persona con síndrome de Down sufrirá mucho, será una carga y no podrá disfrutar de la vida. Yo puedo garantizar que es erróneo. Sólo si cambiamos la mentalidad de forma individual lograremos una sociedad inclusiva, en la que todos tengamos cabida"- sentencia. En esta línea, Pablo reivindica una sociedad "más democrática, menos beligerante y más humana”, destacando que “en el mundo actual falta empatía, tenemos que aprender a ponernos en la piel del otro y reforzar los valores culturales y sociales frente a los meramente económicos, pues no todo tiene que ser competitividad".

Sólo 700 personas con síndrome de Down trabajan en la empresa ordinaria

Según Down España, sólo 700 personas con síndrome de Down trabajan en la empresa ordinaria, cifra que, según Pablo Pineda, es muy baja. "Creo que detrás hay obstáculos como la sobreprotección familiar, que convence a la propia persona con síndrome de Down de que no puede trabajar. Pero también un excesivo sesgo en los puestos que podemos desempeñar, estamos muy encasillados en reponedores o puestos de limpieza y parece que no podemos salir de ahí. Creo que con una formación adecuada y empleo con apoyo, podríamos desempeñar otros puestos, por ejemplo de tipo administrativo"- comenta Pablo.

En su caso, Pablo Pineda comenta que la clave de su éxito ha sido la normalización en el ámbito familiar: "mi padre me enseñó a leer a los 4 años como al resto de mis hermanos y nunca me hizo sentir diferente. Creo que esta igualdad ha sido la clave de que yo no me ponga límites"- afirma. Sin embargo, Pablo puntualiza y comenta que "las familias y niños con síndrome de Down no deben fijarse en Pablo Pineda para hacer lo mismo que mis padres o que yo; cada persona es diferente y no me siento un ejemplo para nadie. Lo que trasmito a los padres es que no sean ellos quienes marquen los límites a sus hijos, que les animen a superarse y alcanzar el máximo de sus capacidades como cualquier otra persona".

Alegato en el Día Internacional del síndrome de Down

En el marco de esta conmemoración, Pablo ha recordado el alegato que pronunció en las Naciones Unidas, en el que no pudo evitar emocionarse, rompiendo a llorar, mientras pedía a la sociedad que mirara de frente a las personas con discapacidad y no se dejara llevar por sus prejuicios.

Ver vídeo Pablo Pineda en la ONU se emociona abanderando los deseos de las personas con discapacidad:



Otras noticias de empleo