Certezas y sorpresas del uso del inglés en el trabajo


| DonEmpleo.com

Xavier Ballesteros, Director de Operaciones Cambridge English Language Assessment para España y Portugal

El inglés es una habilidad imprescindible en el mundo laboral. Ésta es una afirmación generalmente aceptada pero que esconde muchos matices, especialmente, si buceamos en la realidad del uso del inglés en los negocios. Con el objetivo de comprender la importancia del inglés en el entorno laboral a lo largo de todo el mundo y comparar las diferentes realidades en los distintos países, Cambridge English Language Assessment, departamento de la Universidad de Cambridge, ha realizado, junto con la consultora QS Intelligence Unit, el estudio “Inglés en el trabajo: un análisis global de las habilidades del inglés en el mundo laboral” para evaluar la importancia del inglés en el trabajo en todo el mundo.

Los datos obtenidos han permitido validar muchas de las ideas preconcebidas en este sentido. Por ejemplo, el inglés es, en la actualidad, el idioma global o la lengua franca en el mundo de los negocios y es un requisito que se exige a una mayoría de los empleados en todo el mundo. Además, el dominio del inglés ofrece ventajas competitivas para alcanzar puestos de dirección.

Otro de los datos validados sobre el uso del inglés en el trabajo es que contar con habilidades básicas ya no es suficiente. Un inglés avanzado es la demanda que desean la mayoría de las empresas y, además, exigen que este nivel pueda demostrarse de manera objetiva y certera. La opinión generalizada es que este dominio del idioma es el único que permite participar de manera efectiva en todos los aspectos relacionados con el trabajo, que requieren leer, escribir, hablar y comprender lo que otros dicen.

De este modo, como media, el 61% de los encuestados confirman que requieren un nivel de inglés avanzado en las cuatro habilidades del idioma en sus procesos de contratación; China llama la atención al alcanzar solo un porcentaje del 49% en esta demanda. Francia también está en el foco por la circunstancia contraria, es uno de los países en los que más se demanda un nivel alto de dominio del inglés –experto o nativo- en un 15%; frente, por ejemplo, Italia, donde la demanda es del 7%.

Por otro lado, el informe también ha deparado algunas sorpresas. La mayor de ellas es que una de cada cinco compañías piensa que sus directivos no tienen un nivel de inglés suficiente para cumplir correctamente con su trabajo.

El informe indica que el 22% de los directivos de las empresas no tiene las habilidades de inglés suficientes para cumplir con su trabajo. En este punto, destaca un Estado vecino, Francia, donde el 95% de los directivos sí cuenta con un dominio suficiente del inglés. En el otro extremo, podemos mencionar el caso de China, un país emergente cuyos directivos solo dominan correctamente el inglés en un 61%, frente al 91% de India.

En el marco europeo, las diferencias entre los países son notables. En la anteriormente mencionada Francia, así como en Bélgica y Suiza es crucial tener altas capacidades del manejo del inglés. En estos países, el 95% de los altos directivos cuentan con un inglés comparable al de países de habla inglesa. Estas cifras contrastan con los datos de España, donde solo el 23% de los altos directivos cuentan con unas capacidades suficientes de inglés de alto nivel.

Los datos revelan que más del 90% de los encuestados considera que el inglés es importante en su trabajo, por lo que la ausencia de habilidades suficientes en sus directivos indica que hay un importante margen de desarrollo profesional para aquellos que cuenten con un nivel de inglés avanzado, y que las empresas deberían tomar medidas proactivas al respecto.

En este sentido, cobran especial relevancia los planes de formación interna. De igual forma, es fundamental tener en cuenta este aspecto en el momento de la contratación, para evaluar de forma precisa y objetiva si el candidato posee los conocimientos de inglés suficientes para cumplir con eficiencia su trabajo.

Ahora bien, ¿qué entendemos por tener un “inglés suficiente” para cumplir con éxito las tareas demandadas? Tanto para directivos como para el resto de los empleados de las empresas encuestadas, el 61% considera necesario contar con un nivel de inglés avanzado –lo que podemos considerar un C1, según el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER)-; y el 15% requeriría un nivel experto o nativo –un C2, en función del MCER-.

Cómo se evalúa el inglés en el mundo laboral

Una de las conclusiones más evidentes del informe es que se observa una cierta contradicción entre el nivel de dominio de las habilidades demandadas, o por lo menos valoradas, y el nivel real del uso del inglés, especialmente en el caso de los altos directivos. De esto se puede deducir una cierta desconexión entre lo que las compañías desean y los métodos de evaluación del inglés en los procesos de selección.

Mientras que la mayoría pide un nivel avanzado de inglés, una proporción significativa relega la evaluación de este nivel a una entrevista personal en dicha lengua –el 59% usan este método “a menudo” y el 92% “ocasionalmente”-. En opinión de los expertos de Cambridge English Language Assessment, ésta no es la forma más adecuada de evaluar el nivel de dominio de un idioma ya que no toma en cuenta las cuatro habilidades de uso de la lengua. Es perfectamente posible encontrar a una persona que hable muy bien inglés pero que tenga un nivel pobre en la escritura, de hecho, es un fenómeno corriente.

Además, para un 38% de las compañías, leer inglés es considerada la habilidad más importante, por encima de la expresión hablada, que es la más apreciada por el 35%-una contradicción más si el método de evaluación preferido es una entrevista. Por último, el 48% de las empresas afirma que piden una calificación o certificado de inglés en sus procesos de selección.

Las conclusiones del informe indican que en la relación entre el inglés y el mundo laboral hay dos grandes áreas de mejora. Una de ellas es la formación continua. El 73% de los directivos intermedios piensa que cuentan con los conocimientos suficientes de inglés como para tener éxito en su trabajo, pero solo el 5% cuenta con planes de formación para mejorar sus habilidades.

Otra de las conclusiones es la necesidad de las empresas de saber cuáles son con exactitud las habilidades de los empleados con el idioma para diseñar sus planes de mejora en función de los objetivos fijados. Un dato curioso en este sentido es que muchos de los testimonios recogidos indican que una de las ventajas del inglés es que es un idioma fácil de aprender y usar.

Mickey Bonin, Global Head School Sector en Cambridge English Language Assessment, ha dicho que “la ausencia de altas capacidades de inglés en un número significado de altos directivos debe ayudar a reflexionar sobre la necesidad de ser más proactivos en este sentido”. "Sin embargo, grandes oportunidades se abren ante aquellos que puedan demostrar un buen nivel de inglés, gracias a un certificado u otro método de evaluación, para tener mejores oportunidades de progreso en sus trabajos”, añadió.

Por último, cabe preguntarse de dónde viene este interés por el inglés en el trabajo. Uno de los empleados encuestados en una empresa española lo resume así: “en la era de la globalización, la capacidad de comunicarse en inglés es una habilidad fundamental. Lo que una compañía mundial nos requiere es construir una red con personas de muchos sectores; si todos los miembros de la compañía tienen un buen nivel de inglés de media, el proceso de negocio va mucho más rápido”.

Un Microsite de utilidad para los Recursos Humanos

Desde un punto de vista práctico, las conclusiones han servido para elaborar una página web de utilidad para los profesionales de recursos humanos y para los posibles candidatos en la que se recoge la situación del conocimiento y uso del inglés en función del tamaño de las compañías, de su sector de actividad y del territorio en que operan, así como los requerimientos más demandados en cada área. Por ejemplo, más del 70% de empresas de entre 100 y 499 empleados en el área de la tecnología exige un conocimiento de inglés alto a sus cargos directivos y de marketing; el 46% de estas empresas exige un nivel de conocimiento alto o nativo para realizar presentaciones; para los empleados de este tipo de compañías, las habilidades más necesarias son leer y hablar inglés, en un 38 y 35%, respectivamente.

Puedes visitar la página web en: http://www.cambridgeenglish.org/es/why-cambridge-english/-at-work/

La Muestra

El estudio realizado por Cambridge English Language Assessment, departamento de la Universidad de Cambridge, y por QS Intelligence Unit forma parte del QS Employer Reputation Survey, que se realiza desde el año 1990 y que es usado por gobiernos e instituciones para profundizar en diversos aspectos de la gobernanza empresarial.

Se han analizado 5.373 cuestionarios en compañías de 38 países de todo el mundo en diferentes sectores de actividad, que van desde el aeroespacial hasta el retail, pasando por la consultoría o el sector público.

Todas las respuestas se han valorado siguiendo un método que consta de varios pasos para asegurar la validez de la muestra y que comprende desde el método de selección y la estructura hasta el análisis e interpretación de los resultados. Los resultados del estudio fueron presentados el pasado mes de noviembre en el Parlamento Europeo.