El trabajo flexible genera millones de euros en EEUU y Europa


| Adecco

Cada vez son más los profesionales altamente cualificados que rechazan la jornada laboral tradicional y adoptan la llamada Gig Economy (o economía colaborativa) como una opción de largo recorrido para sus carreras. Flexible, eventual, independiente, llámese como quiera, pero este tipo de trabajo está transformando el mercado laboral y la economía mundial. Según algunas estimaciones, entre el 20% y el 30% de la población en edad de trabajar en los países desarrollados está, de algún modo, involucrado en trabajos flexibles. De estos, cerca de la mitad lo desempeñan a jornada completa. Solo en el último año, este tipo de trabajo ha generado 1,4 billones de dólares en la economía estadounidense y más de 270.000 millones de euros en Europa.

En este estudio, definimos “trabajo flexible” como “trabajar sin un contrato indefinido, como trabajador cedido, persona independiente empleada por cuenta propia, autónomo, consultor, trabajador contratado, trabajador eventual o en una posición similar”.

Con el objetivo de estudiar este fenómeno en profundidad y determinar si la Gig Economy es o no una tendencia de futuro, Adecco Group y LinkedIn han llevado a cabo una exhaustiva encuesta a nivel mundial.

Para realizar el estudio Trabajo Flexible: una trayectoria profesional y un estilo de vida se han obtenido datos de tres fuentes internacionales diferentes:

  1. La Encuesta de Satisfacción Global de Adecco a más de 100.000 trabajadores de 38 países.
  2. Un análisis de LinkedIn en esos 38 mismos países de las características de 4 millones de trabajadores por cuenta propia.
  3. Una encuesta cualitativa de las actitudes hacia el trabajo independiente a 90 personas de entre 18 y 26 años.

Además, las encuestas han sido analizadas por Longitude Research, quién ha entrevistado a cinco altos cargos de importantes compañías con las que trabaja el grupo de recursos humanos.

El 42% de los españoles busca un trabajo flexible porque no encuentra uno permanente

Según la Encuesta de Satisfacción Global de Adecco, a nivel mundial solo un tercio (el 36%) de los encuestados afirma que busca un trabajo flexible porque es incapaz de encontrar uno permanente. Sin embargo, las cifras nacionales ponen de manifiesto el origen de este problema. Tres de los cuatro países en los que el deseo por un trabajo permanente es mayor – Italia (donde el 54% argumentó este motivo), España (42%) y Portugal (54%) – también tenían, en el momento en que se realiza esta encuesta, la segunda, tercera y cuarta tasas de desempleo más altas de la UE, respectivamente. Según datos de EE.UU., a medida que desciende la tasa de desempleo, también lo hace la proporción de aquellos vinculados al trabajo flexible que lo consideran el último recurso.

En otras palabras, la Gig Economy no está socavando otros empleos. En cambio, para aquellos que optan por el trabajo flexible porque luchan por encontrar un empleo permanente, esta nueva forma de trabajar es una red segura que les permite estar activos en un mercado laboral que no encuentra sitio para ellos.

A nivel internacional, más de la mitad de los encuestados (el 54%) opta por un trabajo flexible porque es la modalidad que mejor se adapta a sus necesidades u objetivos.

Dentro de ese 54% que desea tener un trabajo flexible por ser la opción que mejor se adapta a sus intereses, el 29% lo contempla como un puente hacia un puesto de trabajo indefinido en el campo en el que se ha desarrollado. Los encuestados más jóvenes son más propensos que los de mayor edad a ver el trabajo flexible como una ruta hacia un puesto permanente. Aunque la media es del 29%, esta cifra varía notablemente en función de la edad: el 32% de los millennials se decanta por esta opción, el 30% de la generación X y solo un 21% de los baby boomers.

El 13% prefiere tener un trabajo flexible por ser un modo de mantener flexibilidad en la vida. El 5%, por su parte, lo ve como una oportunidad de realizar un trabajo basado en proyectos.

El desglose de este grupo mayoritario demuestra que en algunos casos la necesidad que satisfacen es evidente y por un tiempo definido: El 7% restante son estudiantes en busca de un trabajo temporal para complementar sus ingresos.

De modo que, más que un último recurso, el trabajo flexible es una herramienta para conseguir objetivos personales y profesionales – objetivos que varían considerablemente en función de la persona -.

En palabras de Alain Dehaze, CEO de Adecco Group: “El trabajo flexible ofrece una oportunidad enorme y apasionante en un mundo laboral que está cambiando a gran velocidad. Sin embargo, a nivel político se puede hacer mucho más para respaldar a los trabajadores independientes, desde una legislación más justa y prestaciones sociales hasta facilitar una mejor formación. Los trabajadores flexibles están dando forma al futuro del empleo. Ya es hora de destruir mitos, eliminar las barreras y ayudarles a llegar adonde ellos quieren.”

Adecco Group insta a adoptar políticas gubernamentales y empresariales que proporcionen a los trabajadores flexibles los mismos derechos y condiciones que gozan los empleados directos y fijos, especialmente en aspectos como las prestaciones sociales, vacaciones, pensiones y seguros.

El perfil del trabajador flexible: España VS otros países

Adecco Group y LinkedIn han analizado más de 4 millones de perfiles flexibles en esta red social, de los cuales cerca de 60.000 residen en España. De dicho análisis hemos podido saber que no existen grandes diferencias entre los trabajadores flexibles españoles y los del resto del mundo, aunque sí pequeñas variaciones.

En líneas generales, el perfil mayoritario o “prototipo” de trabajador flexible es el de un hombre o mujer indistintamente, con estudios universitarios, con un perfil profesional senior, que invierte alrededor de un año en cada proyecto o empresa, que ha estudiado Administración y Dirección de Empresas y que busca un empleo con un salario elevado y que le permita conciliar.

Si concretamos estos datos con cifras, podemos ver que, a nivel mundial, el 91% de los trabajadores flexibles se encuentra en mitad o al final de su carrera profesional, por lo que dispone de un perfil profesional senior. El caso de España es sustancialmente diferente, pues es el 78% de los profesionales flexibles el que ya ha superado la mitad de su vida profesional, esto es, 13 puntos porcentuales por debajo de la media.

En promedio, estos trabajadores invierten un año en cada trabajo. En España la media es muy similar, de 13 meses en cada proyecto.

Además, el 73% tiene titulación o formación universitaria – el 55% en España -. Este es el segundo punto en el que existen diferencias sustanciales entre los trabajadores flexibles españoles y el resto: 18 puntos porcentuales les separan. No obstante, en España también son mayoría aquellos que disponen de titulación universitaria. Este alto grado de formación indica que los profesionales independientes no optan por esta vía por carecer de opciones. En cambio, cuando buscan un empleo, lo que valoran es una combinación de una buena remuneración y la capacidad de conciliar su vida personal con su vida laboral, además de un trabajo estimulante y una trayectoria profesional clara.

Entre los trabajadores flexibles españoles destacan los estudios de Administración y Dirección de Empresas. El 36% de estos profesionales en España ha estudiado esta carrera. Le siguen los estudiantes de Ingeniería Informática (15%), los de Derecho (6%), Periodismo y/o Comunicación Audiovisual (5%) y Lengua y Literatura (5%).

A nivel internacional, este ranking no sufre grandes modificaciones, por lo que las tendencias son claras y constantes independientemente del país. Así, en primer lugar, aparece la carrera de Administración y Dirección de Empresas (28%). En segundo y tercer lugar, Ingeniería Informática (13%) y Periodismo/Comunicación Audiovisual (8%). El punto de discordia lo ocupa Psicología, que sí aparece en TOP5 mundial, con un 4%. Por último, al igual que en España, Lengua y Literatura (3%).

El 11% de los trabajadores flexibles que han cambiado de empleo en los últimos 12 meses, ha cambiado también de lugar de residencia. La movilidad laboral en España es prácticamente la misma: un 12%.

También se les ha preguntado qué es lo que buscan en un empleo flexible y esto es lo que han respondido los trabajadores españoles frente a la media mundial: un salario elevado (62% frente al 59%); poder conciliar (53% frente al 57%), un trabajo estimulante (46% frente al 41%); desarrollar una trayectoria profesional sólida (37% en ambos casos); y el fit cultural o una cultura de empresa que se adapte a su personalidad (36% en ambos casos). Con estos datos se puede afirmar que los españoles otorgan mayor importancia al salario que a otros aspectos, incluso a la conciliación, mientras que a nivel mundial estos dos aspectos son tenidos en cuenta de la misma manera (alrededor de un 58%).

Los jóvenes valoran positivamente el trabajo flexible

Según el estudio cualitativo realizado a 90 jóvenes de entre 18 y 26 años, incluso entre aquellos no vinculados al trabajo flexible, solo un 10% lo ve como el último recurso para aquellos que no encuentran empleo de otra forma. En cambio, un 20% lo ve como una forma de ganar dinero para los estudiantes, un 30% lo ve como un modo de desarrollar su carrera profesional entre aquellos que acaban de entrar en el mercado laboral y un 40% lo ve como una herramienta para que los perfiles senior puedan desarrollarse de forma independiente.

De hecho, la independencia que aporta el trabajo flexible es una aspiración común entre estos jóvenes. De entre aquellos que actualmente están vinculados a esta modalidad laboral, un 82% siempre ha querido tener este tipo de empleo.

De los que se encuentran en situación de desempleo o tienen un empleo tradicional, casi la mitad ha considerado pasarse al trabajo flexible y solo un 23% lo considera el último recurso.

Quizá el resultado más revelador de la encuesta sea la percepción universalmente positiva de aquellos con experiencia directa en el trabajo flexible: cada uno de los encuestados en este grupo ve esta modalidad laboral como algo positivo (de los cuales un 71% lo cree firmemente). Y entre aquellos que no han desempeñado ningún trabajo flexible, el 76% también lo considera algo positivo.

En entrevistas individuales, los jóvenes demuestran que son muy conscientes de las complicaciones del trabajo flexible, como de la incertidumbre, el riesgo económico y el incremento de la responsabilidad que implica el trabajo por cuenta propia.

Aun siendo conscientes de esas desventajas, el 85% de los trabajadores flexibles y el 47% del resto de encuestados creen que las ventajas del trabajo flexible compensan todos los posibles inconvenientes.

Los millennials escogen el trabajo flexible para acceder a uno indefinido, los baby boomers, para poder llevar una vida flexible

El auge de la Gig Economy no solo está transformando el modo en que los empleadores y empleados potenciales se relacionan entre sí, también ha contribuido al rápido incremento en las cifras de una figura hasta ahora poco común en el mercado laboral: el profesional independiente. Se trata de personas muy bien formadas, que trabajan por cuenta propia y que carecen de empleados propios.

Datos de la Encuesta de Satisfacción Global de Adecco Group arrojan algo de luz acerca de las características de este grupo. Los profesionales encuestados, entre los que se incluye toda una gama de expertos (en informática, ingeniería, medicina o gestión empresarial, entre otros), son mucho más propensos que el personal general a ver el trabajo flexible como un modo de avanzar en sus carreras o de dejar que perfile sus condiciones laborales al conservar la flexibilidad y perseguir sus objetivos.

Solo un 15% de este grupo asegura ser trabajador flexible porque no tiene otra opción, mientras que esta cifra asciende hasta el 37% en el caso del personal general.

Atendiendo a la edad, las motivaciones que llevan a una persona a tener un trabajo flexible son diferentes. En el caso de los millennials, casi la mitad de ellos opta por esta modalidad con el objetivo de lograr un trabajo indefinido a jornada completa (un 42%). En el caso de la generación X, esta cifra es del 37%, y para los baby boomers, del 24%.

El motivo más extendido entre los baby boomers, en cambio, tiene que ver con la flexibilidad que les otorga este tipo de empleo. El 30% de ellos escoge el trabajo flexible por esta razón. Sin embargo, la necesidad de flexibilidad pasa a un segundo plano en la generación X (solo un 21% lo señala como motivo principal) y, más aún si cabe, para los millennials (14%).

Los baby boomers, además, dan mayor importancia al trabajo por proyectos. El 17% de ellos ha elegido el empleo flexible precisamente porque les gusta trabajar de esta forma. Sin embargo, solo el 13% de la generación X lo señala como uno de los motivos por los que ser un trabajador flexible, y el 10% de los millennials.

Aquellos que eligen esta modalidad laboral por ser la única opción de tener un empleo son más en el caso de los millennials (18%), que de la generación X (13%) o de los baby boomers (14%).