Las empresas valoran estudios de postgrado


| Adecco
  • Especializar los conocimientos en una materia concreta o reorientar la carrera profesional son dos de las principales funciones que los estudios de postgrado cumplen. Así, estos potencian el acceso al primer empleo de los recién titulados y también facilita la mejora de categoría para los candidatos que ya tienen experiencia laboral.
  • Además, la diferencia salarial entre empleados con formación de máster o postgrado puede ser hasta un 54,5% superior sobre quienes tienen una preparación más básica (Educación Secundaria Obligatoria o similares) o de un 27% mayor que los titulados en Formación Profesional.
  • Servicios jurídicos (14%; +3,1 puntos porcentuales), Banca e Inversión (9,7%; +2 p.p.) y Recursos Humanos (8%; +1,8 p.p.) son los sectores que más exigen formación de postgrado en sus ofertas y también son de las áreas en las que más crece esta exigencia en el último año.
  • La valoración de los estudios de postgrado está directamente relacionada con la categoría profesional. Así, más del 13% de las ofertas destinadas a cubrir puestos directivos solicitan formación de postgrado, mientras que el porcentaje baja notablemente en el caso de empleados, en los que se indica este requisito en el 3% de las ofertas.
  • Cataluña, Andalucía y Madrid ocupan las primeras posiciones en cuanto a las comunidades que más valoran la titulación de postgrado, con porcentajes cercanos al 8% (concretamente 8,4%; 7,9% y 7,8%, respectivamente). Con la diferencia de que, mientras Cataluña y Andalucía aumentan su presencia de postgrados, la Comunidad de Madrid la disminuye ligeramente.

En breve dará comienzo el nuevo curso escolar y con él, la oportunidad para miles de jóvenes recién graduados de seguir ampliando sus conocimientos y especializarlos de cara a buscar un empleo. Pero también, es el momento de que trabajadores en activo puedan relanzar su carrera especializándose en nuevas áreas de conocimiento. Precisamente, especializar los conocimientos en una materia concreta o reorientar la carrera profesional son dos de las principales funciones que los estudios de postgrado cumplen. Y este último objetivo sirve tanto para recién titulados como para profesionales en activo que desean reorientar su carrera o aspirar a otra posición laboral. Y las empresas, cada vez valoran más que los candidatos a sus ofertas cuenten con este tipo de educación superior, como vemos año tras año.

La importancia de estas titulaciones superiores es tal que el 38% de las empresas que requiere titulados universitarios en sus ofertas de trabajo valora positivamente los estudios de postgrado (un punto porcentual más que un año atrás).

Empleabilidad y postgrado

En los últimos años, la formación ha pasado de entenderse como una simple herramienta para la adquisición de conocimientos a ser contemplada como una actividad continua, centrada en el desarrollo de capacidades que garanticen la empleabilidad de quién la realiza. Este cambio es visible en la propia evolución de los programas de postgrado, donde prevalece el enfoque práctico sobre el teórico.

La formación de postgrado es un elemento importante y diferenciador en la empleabilidad, ya que además del porcentaje que se pide de forma expresa en las ofertas de empleo, en igualdad de condiciones de dos candidatos, los técnicos de selección elegirán al que cuente con esta educación superior.

El postgrado cumple dos funciones en la inserción laboral. Por una parte, potencia el acceso al primer puesto de trabajo y, por otra, facilita la mejora de categoría profesional en candidatos que ya cuentan con experiencia.

En el primero de los casos es un elemento diferenciador para los titulados sin experiencia. En segundo lugar, el postgrado dirigido a profesionales con experiencia garantiza la empleabilidad a través del desarrollo de habilidades directivas y la adquisición de conocimientos especializados. Esta especialización puede facilitar el relanzamiento de una carrera profesional y/o cambiar de rumbo hacia otras áreas funcionales o sectores.

Además, en ocasiones, esta formación puede ser la única vía de acceso de desarrollo de determinadas profesiones que, por su naturaleza, requieren una formación específica de postgrado.

El mundo empresarial es el que concentra un mayor volumen de oferta de este tipo de estudios, lo que nos deja ver que los centros de estudio especializados en esta área han sabido intuir hacia dónde se mueven las necesidades de reclutamiento de las empresas en el ámbito de la gestión y dirección empresarial, sea cual sea el sector al que se dedique la compañía, y responder a tiempo a esas necesidades.

En cualquier caso, la oferta formativa de postgrado es cada vez más variada en nuestro país, tanto en la modalidad y canales utilizados como en cuanto a sus contenidos. Y año tras año, aumenta la valoración positiva que el mercado laboral hace de este tipo de estudios. Tanto es así que el 38% de las empresas que requiere titulados universitarios en sus ofertas de trabajo valora muy positivamente que el candidato cuente con estudios de postgrado.

Además, otra de las ventajas de cursar este tipo de estudios se puede dejar notar una vez conseguido el nuevo empleo pues según datos contenidos en el Informe Infoempleo Adecco: Oferta y demanda de empleo en España 2015, la diferencia salarial entre empleados con formación de máster o postgrado puede ser hasta un 54,5% superior sobre quienes tienen una preparación más básica (Educación Secundaria Obligatoria o similares) o de un 27% que los titulados en Formación Profesional.

La valoración del postgrado en la oferta de empleo puede variar en función de un conjunto de factores que afectan directamente al candidato, como su titulación universitaria, su categoría profesional o el puesto de trabajo al que pretende acceder. Pero también dependerá en gran medida, por ejemplo, del sector al que pertenezca la compañía que realiza la selección. Todos estos factores, se analizan a continuación.

Sectores que más demandan postgrados

Una edición más, las empresas de servicios jurídicos siguen siendo las que más valoran que los candidatos cuenten con formación de postgrado, requisito que aparece en el 14% de sus ofertas de empleo. Además, lo hacen en mayor medida que un año atrás cuando no llegaba al 11% esa exigencia.

Tras ellas, es el sector de la Banca e Inversión quien más demanda esta titulación superior y asciende dos posiciones en la tabla (9,7%, tras crecer 2 puntos porcentuales interanuales). El sector de los Recursos Humanos es el que da el salto y pasa de ser el séptimo en importancia un año atrás, a ser el tercer área que más exige el postgrado (8%; +1,8 p.p.).

A la cuarta posición cae desde la segunda el área de Consultoría general, que pierde más de un punto porcentual (7,9%) y tras ella se encuentra Sanidad, que un año atrás era tercera (7,7%) aunque sigue demandando esta titulación en igual medida.

Valoración de estudios de postgrado por sectores en las ofertas de empleo
Porcentaje de valoración del posgrado por sector laboral

Otros sectores que demandan formación de postgrado con asiduidad son Maquinaria, Comercio, Metalurgia y mineralurgia, Inmobiliarias, Química, Industrial, Construcción, Logística, Servicios, Telecomunicaciones, Informática, Farmacia, Electrónica, Alimentación y Automoción. Entre todas ellas, la Distribución minorista (Comercio) prácticamente ha duplicado su porcentaje de ofertas que exigen postgrado, en el último año.

Otros sectores que crecen por encima de los dos puntos porcentuales interanuales son Inmobiliarias y Material de Construcción, además de los casos ya mencionados de Recursos Humanos y Comercio.

También es importante señalar la tipología de postgrados que cada sector necesita. Así, algunas ramas apuestan por requerir MBA a sus candidatos, como es el caso de Maquinaria y Equipos Mecánico (74,3% de ofertas para postgrado especifica MBA), Telecomunicaciones (68,2%) o el sector Industrial (57,1%).

En cambio, hay otros sectores que apuestan en mayor medida por titulaciones superiores más especializadas en materias propias de su ámbito, como sucede con Servicios jurídicos (95,7%), Recursos Humanos (84,2%) o Farmacia (76,2%).

A mayor categoría profesional, mayor exigencia de postgrado

La valoración de los estudios de postgrado está directamente relacionada con la categoría profesional y el grado de experiencia acumulada que un profesional puede alcanzar.

En este sentido, hay dos segmentos claramente diferenciados. Por una parte, más del 13% de las ofertas destinadas a cubrir puestos directivos solicitan formación de postgrado, mientras que para puestos técnicos ocurre en el 8% de las ofertas (caída de un punto porcentual) y para mandos, en el 7,8%. Por el contrario, los porcentajes bajan notablemente en el caso de empleados, en los que se indica este requisito en el 3% de las ofertas.

La explicación de la diferencia de demanda viene dada por las propias funciones que desempeña cada categoría profesional. Para directivos y mandos intermedios se valoran principalmente programas que doten de conocimientos de gestión y dirección, mientras que para técnicos se solicitan programas especializados en la realización de las tareas que deben desempeñar. Para los empleados se buscan otros valores en el desarrollo profesional que no pasan necesariamente por la formación de postgrado.

Y así queda reflejado en el tipo de máster que se solicita en las ofertas: el MBA es exigido en el 45,7% de las propuestas para cargos directivos mientras que para técnicos sólo se pide como requisito en el 17% de ellas (en esta categoría se valoran otras temáticas a estudiar en el postgrado).

Yendo más allá, podemos analizar los puestos de trabajo que más valoran contar con formación de postgrado en función de la categoría profesional a la que pertenecen. Así, dentro de la categoría de directivos, el postgrado es más demandado en aquellas ofertas dirigidas al Director Regional o Delegado (36,6%), al Director de Centro (35,6%), al Director de Recursos Humanos (34,7%) y al Director Comercial (33,2%).

Para la categoría de mandos intermedios, esta titulación es necesaria para optar al puesto de Adjunto a la Dirección general (57,1%), al de Consultor Senior de Recursos Humanos (55,7%), al Responsable de Desarrollo (52,4%) y al Jefe de Cocina (46,4%).

En cuanto a perfiles técnicos se refiere, el postgrado se solicita para ser Ejecutivo de Grandes Cuentas (36,1%), Delegado de Zona (31,8%), Técnico Comercial (25%) y nuevas profesiones digitales como community manager (19,3%) o experto en SEO (18,8%).

Por último, en la categoría profesional de empleados, el postgrado es necesario para optar a puestos como el de Comercial, que lo exige en el 23,7% de las ofertas, Secretario (17,8%), Administrativo (17,4%) y Promotor (9,9%).

Las comunidades que más demandan postgrado

La distribución geográfica de la oferta de empleo que solicita postgrado ha experimentado cambios a lo largo del último año. Tras varias ediciones de hegemonía de la Comunidad de Madrid en este campo, este año, las tres primeras posiciones se ven alteradas.

Cataluña, Andalucía y Madrid ocupan las primeras posiciones en cuanto a las comunidades que más valoran la titulación de postgrado, con porcentajes cercanos al 8% (concretamente 8,4%; 7,9% y 7,8%, respectivamente). Con la diferencia de que, mientras Cataluña y Andalucía aumentan su presencia de postgrados, la Comunidad de Madrid la disminuye ligeramente.

Castilla y León (6,6%) que sube una posición, País Vasco (5,6%) y Galicia (5,5%) se encuentran en una zona intermedia de solicitud de postgrado.

Valoración de estudios de postgrado por Comunidades Autónomas en las ofertas de empleo
Porcentaje de valoración posgrado por comunidad

El resto de comunidades autónomas exige esta titulación en menos del 4% de sus ofertas hasta llegar a Baleares y Asturias, que son las que menos la reclaman, en el 1,8% y el 1,6% de sus propuestas, respectivamente.

En lo referido a las regiones donde más se especifica que la formación de postgrado sea un MBA están, en primer lugar, Cantabria, con el 57% de sus ofertas de titulación universitaria destacando este máster, Castilla-La Mancha (51,2%) y Extremadura (48%). Por el contrario, donde menos se pide este tipo de postgrado es en Aragón (33,1%), Baleares (31,3%) y la Comunidad Valenciana (30,5%).