Primeros síntomas de recuperación en el mercado laboral español


| Adecco
  • Tras conocerse los datos de la última Encuesta de Población Activa, las variables del Monitor Adecco presentan una ligera mejoría con relación al trimestre anterior. Once comunidades autónomas han logrado un incremento en su puntuación con respecto al último trimestre de 2012 y ninguna se sitúa en su puntuación mínima.
  • Al igual que hace un año, Madrid exhibe el mejor resultado del Monitor Adecco, con 6,9 puntos, seguida por País Vasco, que presenta una puntuación de 6,3. Ambas se cuentan entre las que mejoran sus marcas interanuales (5,5% y 1,7%, respectivamente). El tercer lugar lo ocupa Aragón, que ha escalado tres posiciones y reúne ahora 5,7 puntos (+ 5,9%).
  • Por el contrario, Canarias, con 4 puntos y un descenso interanual del 2,3%, permanece como la autonomía con menor puntuación. Extremadura sufre el mayor retroceso en el último año, del 6,3%, y ahora se coloca como antepenúltima en el Monitor Adecco, con 4,4 puntos. El ligero repunte de Cantabria, de un 0,5%, no ha impedido que la región pierda una posición y sea tercera por la cola en el ranking, con 4,5 unidades.
  • El País Vasco continúa encabezando las puntuaciones en la categoría de Remuneración, con 9,3 puntos, mejorando un 8,8% la valoración obtenida un año antes. Extremadura se sitúa en el extremo opuesto con 1,0 unidades. El mayor salario (el vasco) es un 48,5% más elevado que el más bajo (el extremeño). La actual brecha salarial es la más amplia de los últimos nueve años.
  • La Comunidad Valenciana permanece como la autonomía con menor siniestralidad laboral, con un total de 48,4 accidentes cada 10.000 ocupados, seguida por Cantabria (49,8) y Castilla y León (51,8). Las tres comunidades con mayor número de accidentes laborales que causaron baja son Baleares (72,4 accidentes), Asturias (69,4) y País Vasco (69,2).
  • Según el Monitor Adecco, las mayores oportunidades de empleo se encuentran en la Comunidad de Madrid, País Vasco y La Rioja, con 6,8; 6,4; y 6,1 puntos, respectivamente.
  • Un 16% de los ocupados españoles trabaja a tiempo parcial (1,3 puntos porcentuales más que un año atrás). Este aumento en la proporción de los empleos parciales es uno de los cambios más destacados que la crisis ha dejado en el mercado laboral pues con ello se ha contrarrestado una parte de la destrucción de empleos a tiempo completo.

Adecco, líder mundial en la gestión de Recursos Humanos, quiere saber cuál es el grado potencial de satisfacción de un ocupado medio en cada una de las comunidades autónomas españolas. Para ello, puso en marcha hace ya dos años – junto con los investigadores de Barceló y Asociados- el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, que trimestralmente profundiza en dicho grado de satisfacción así como en las oportunidades laborales del mercado de trabajo.

Para ello toma en consideración cinco áreas fundamentales en el entorno laboral de las personas como: remuneración, seguridad laboral, oportunidades de empleo y desarrollo profesional, conciliación entre la vida personal y profesional y conflictividad laboral (en total, se analizan 15 variables diferentes).

Tras conocerse los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) que hacen referencia a los tres últimos meses del año, las variables del Monitor Adecco presentan una ligera mejoría con relación al trimestre anterior.

Sin embargo, la mejora no ha sido suficiente para alcanzar un aumento interanual (es decir, con respecto al mismo trimestre de 2012). Aún así, once comunidades autónomas han logrado un incremento en su puntuación con respecto al último trimestre de 2012. Esto refleja un progreso respecto a la primera mitad del pasado año, cuando eran sólo ocho las autonomías que avanzaban.

Además, otro elemento sugiere una incipiente recuperación del mercado laboral español: seis meses atrás eran cinco las autonomías cuya puntuación era la más baja desde el año 2005. Ahora en cambio, ninguna comunidad autónoma se sitúa en su mínimo.

Análisis global

Al igual que hace un año, la Comunidad de Madrid exhibe el mejor resultado del Monitor Adecco, con 6,9 puntos, seguida por País Vasco, que presenta una puntuación de 6,3. Ambas autonomías se cuentan entre las que mejoran sus marcas interanuales (5,5% y 1,7%, respectivamente). El tercer lugar lo ocupa Aragón, que ha escalado tres posiciones y reúne ahora 5,7 puntos (+ 5,9% interanual).

En el extremo contrario, como viene ocurriendo en los tres últimos trimestres, Canarias, con 4 puntos y un descenso interanual del 2,3%, permanece como la autonomía con menor puntuación en el indicador. Extremadura sufre el mayor retroceso en el último año, del 6,3%, y ahora se coloca como antepenúltima en el Monitor Adecco, con 4,4 puntos. El ligero repunte de Cantabria, de un 0,5%, no ha impedido que la región pierda una posición y sea tercera por la cola en el ranking, con 4,5 unidades.

El mayor incremento interanual lo ha experimentado Asturias (19,8%), lo que le ha permitido abandonar la última posición que ocupaba hace un año, aun así su Monitor es el cuarto más bajo (4,54 puntos). Importantes también han sido los progresos de Murcia (9,7%) y La Rioja (8,4%). A ritmo más moderado también han mejorado su nota Castilla-La Mancha (3,3%), Galicia (3%), Baleares (2,6%) y Castilla y León (2,5%).

Tras Extremadura, el segundo descenso más marcado ha sido el de Cataluña. Si en el último trimestre de 2012 se situaba en cuarta posición, ahora lo hace en octava. Su puntuación, de 5,2 unidades, resulta un 4,9% inferior a la de hace un año.

El Monitor de la Comunidad Valenciana ha tenido un retroceso de un 3,9% hasta los 5,6 puntos. De ahí que baje del tercer al cuarto lugar en la clasificación nacional. Andalucía (-3,5%) y Navarra (-1,1%) son las otras dos autonomías que han visto retroceder sus Monitores.

Remuneración

El País Vasco continúa encabezando las puntuaciones en esta categoría, con 9,3 puntos, mejorando un 8,8% la valoración obtenida un año antes. Tras ella se sitúa la Comunidad de Madrid, con 8,2 puntos y un aumento interanual del 4,9%. Castilla-La Mancha ha superado en el último año a Cataluña y se coloca como tercera autonomía (5,5 puntos) y un aumento del 23,8%. Cataluña es ahora cuarta con 5,1 unidades, tras sufrir un descenso del 18,4%.

Si en el último trimestre de 2012 las dos menores puntuaciones de la categoría correspondían a Murcia (1,5) y Galicia (1,8), ahora pertenecen a Extremadura (1,0) y Castilla y León (1,8). Tanto entonces como ahora, Cantabria muestra la tercera calificación más baja (2,2 puntos).

Estos datos ponen de manifiesto la creciente brecha entre los salarios de unas y otras comunidades autónomas. Mientras la mayor remuneración media, que es la de la comunidad vasca, asciende a 1.982 euros al mes (incremento interanual del 1,3%), la más baja, que es la extremeña, es de 1.335 euros (caída del 3,7%). Es decir, el mayor salario es un 48,5% más elevado que el más bajo, cuando un año antes la superaba en un 41,1%. La actual brecha salarial es la más amplia de los últimos nueve años. En términos monetarios, esta brecha es ahora de 647 euros mensuales frente a los 598 euros de hace un año.

En general, ha predominado la reducción de los salarios pues así ha ocurrido en 12 autonomías. El salario medio español se sitúa ahora en los 1.634 euros, es un 0,3% menor que hace un año.

Madrid, con 1.904 euros al mes (0,7%) y Cataluña, con 1.745 euros mensuales (-0,6%) son las autonomías con el segundo y tercer mayor salario del país. En el otro extremo, Canarias, con 1.374 euros (-1,6%), es la única autonomía, junto a Extremadura, donde el sueldo es inferior a los 1.400 euros al mes.

Las demás autonomías han tenido variaciones interanuales en su remuneración de no más del 1%, salvo Castilla y León, donde se ha dado una reducción de un 2,8% (1.455 euros/mes).

Viendo los salarios en contexto, el poder de compra del salario medio se ha reducido en todas las comunidades autónomas. En comparación con los datos de hace un año, en diez autonomías esta pérdida se ha moderado pero en las otras siete se ha ampliado.

El País Vasco es la autonomía donde las remuneraciones han sufrido la menor erosión, con una pérdida acumulada de un 1% en los últimos ocho trimestres. Por el contrario, en Castilla y León la pérdida de poder de compra ha sido del 7,4%. Es decir, la diferencia máxima en la evolución del poder adquisitivo ha sido de 6,4 puntos porcentuales. Un año atrás, esta diferencia era de 3,8 puntos.

En diez autonomías el salario medio acumula una pérdida de poder de compra del 4% o superior. La pérdida media española es del 3,5%.

Si tenemos en cuenta los datos desde diciembre de 2007 (punto de partida de la crisis) hasta la actualidad, vemos que el salario medio de todo el país perdió un 3% de su capacidad de compra y sólo dos autonomías presentaron incrementos, aunque muy leves: País Vasco (0,9%) y Murcia (0,3%).

Seguridad en el empleo

El Monitor Adecco entiende el concepto de Seguridad en el empleo en un sentido amplio. Así abarca no sólo la siniestralidad laboral sino también la cobertura de la prestación por desempleo, la magnitud del paro de larga duración y el tiempo necesario para volver a encontrar un empleo una vez que se ha perdido.

Once autonomías han reducido su puntuación en esta categoría en el último año. Navarra, con 5,2 puntos y un descenso del 8,4%, y Cantabria (5,1 puntos y retroceso del 5,8%) permanecen en las dos primeras posiciones. La Rioja, que muestra la evolución más favorable (+14,2%) se coloca en tercer lugar, con 4,8 puntos, relegando a Galicia al cuarto puesto.

Extremadura (6,8%) y la Comunidad Valenciana (5%) también exhiben una recuperación interanual destacable.

Las tres autonomías con menor calificación en este apartado son Murcia (3,2 puntos), Canarias (2,8) y Andalucía (2,8 unidades).

Atendiendo al paro de larga duración, todas las autonomías han visto crecer el porcentaje de desempleados que se encuentran en esta situación desde al menos dos años. Derivado de esto, en todas las comunidades autónomas ha aumentado el tiempo medio necesario para encontrar un empleo.

En Andalucía, Canarias y Castilla-La Mancha casi 4 de cada 10 parados llevan al menos dos años buscando empleo. Sólo Navarra y Baleares muestran una proporción de parados de larga duración inferior al 30%. La media española se sitúa actualmente en el 36,2% (6,2 puntos porcentuales más).

Aragón es la autonomía en la que menos ha crecido esta variable en el último año, desde el 29,1% al 30,9% (+1,8 p.p.). Asturias en cambio es la región en la que más lo ha hecho, del 27,8% al 37,2% (+9,4p.p.).

El número de accidentes de trabajo en relación con la cantidad de ocupados ha tenido su primer incremento interanual en al menos 12 años. En el cuarto trimestre han sido 59,7 accidentes cada 10.000 ocupados, un 2,9% más que un año atrás. Si hasta hace dos trimestres todas las autonomías exhibían una caída interanual en esta variable, ahora la única que lo hace es Galicia, donde se han reducido un 0,2% (54,8 accidentes).

La Comunidad Valenciana permanece como la autonomía con menor siniestralidad laboral, con un total de 48,4 accidentes (+2,9%), seguida por Cantabria (49,8, +4,2%) y Castilla y León (51,8 accidentes, +0,2%).

Las tres comunidades con mayor número de accidentes laborales que causaron baja son las mismas que un año atrás: Baleares (72,4 accidentes, +7,5%), Asturias (69,4, +0,2%) y País Vasco (69,2, +2,9%).

Sin embargo, hay que destacar que su número es prácticamente la mitad de lo que era a finales de 2007. Comparando los datos de accidentes laborales entre 2007 y 2013 puede verse que la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Castilla y León han logrado reducciones del 52%. La autonomía que menos los ha reducido es el País Vasco, con un descenso del 37%.

Oportunidades de empleo y desarrollo profesional

Madrid y País Vasco lideran esta variable del Monitor Adecco, con 6,8 y 6,4 puntos, respectivamente. La Rioja se coloca ahora en tercer lugar con 6,1 puntos. En el extremo contrario, las menores calificaciones corresponden a Andalucía (1,4 puntos), Extremadura (1,6) y Canarias (1,9).

En todas las autonomías se ha reducido el número de empresas. Los mayores descensos han correspondido a Asturias (-3,9%), Cantabria (-3,8%) y Castilla-La Mancha (-3,4%). Por su parte, la reducción interanual más moderada en la cantidad de empresas inscritas en la Seguridad Social se ha producido en Baleares (-1%), Canarias y la Comunidad Valenciana (ambas con descensos del 1,6%).

Así, Baleares se reafirma como la comunidad con mayor cantidad de empresas en relación con la población, con 32,3 cada mil personas. Con La Rioja (31,6 empresas) son las únicas autonomías que superan la treintena de empresas cada mil habitantes. A nivel nacional, hay 25,3 sociedades por cada mil personas, un 2,3% menos que un año atrás.

El parque empresarial es proporcionalmente más bajo en Andalucía (22,7 empresas), Extremadura (23,2) y Castilla-La Mancha (23,9).

Comparando los datos de 2007 con los de 2013 se advierte lo que ha significado la crisis para el tejido empresarial y las oportunidades de empleo. En los años de recesión han desaparecido 1 de cada 5 empresas en todo el país. De 31,3 compañías por cada millar de habitantes se ha pasado al actual 25,3 (descenso del 19,1%).

En todas las autonomías la pérdida ha sido similar, con algunas excepciones. Del lado positivo, en el País Vasco el descenso en el número de empresas ha sido de un 9,5%. Del lado negativo, la desaparición de empresas ha sido especialmente aguda en Murcia (-28,2%), Castilla-La Mancha (-25%) y la Comunidad Valenciana (-24,4%).

La tasa de desempleo ha subido en 15 autonomías. Las únicas donde se aprecia una disminución son Baleares (cae 0,9 p.p. hasta el 22,4%) y La Rioja (baja 0,6 puntos y se sitúa en el 19,9%). La tasa de paro nacional se fija en el 26,4%, 1,3 puntos porcentuales más que hace un año.

El País Vasco (15,8%) y Navarra (18,1%) permanecen como las regiones con menor proporción de desempleados. Junto a La Rioja, son las únicas autonomías con una tasa de paro inferior al 20%. En el extremo contrario se encuentran Andalucía (36,3%) y Canarias (34,1%).

Mucho más diversa ha sido la evolución de la proporción de empleos cualificados en las diferentes comunidades. En nueve autonomías esta proporción se ha incrementado mientras que en el conjunto de España el porcentaje de empleos cualificados sobre el total de ocupados se ha mantenido igual que hace un año, en el 32,3%.

Los incrementos más marcados corresponden a Asturias y Baleares, de 2,3 puntos porcentuales en ambos casos. En cambio, en Murcia, esta proporción ha caído 1,5 puntos y en Canarias 1,3 p.p.

A pesar de la disminución interanual de 7 décimas, la Comunidad de Madrid continúa encabezando las posiciones, con un 46,6% de sus empleos cualificados. Le sigue País Vasco, con el 37,8% (+0,5 p.p.). Por el contrario, Murcia y Canarias se asientan como las de menor proporción de ocupados con puestos cualificados, con el 25,8% y 22,5%, respectivamente.

Conciliación entre la vida personal y profesional

De nuevo es la Comunidad Valenciana la que obtiene la mayor puntuación en este apartado del Monitor Adecco, con 8,6 puntos. La novedad es que Madrid, con 7,5, ha quitado el segundo puesto al País Vasco, que ahora se coloca en cuarto lugar con 7,3 puntos, los mismos que Murcia y Aragón. Baleares (3,7 puntos), Cantabria (4,1) y Cataluña (4,4) son las tres autonomías con un desempeño menos favorable.

La tendencia hacia una mayor participación del empleo a tiempo parcial en el total de la ocupación no se ha detenido, de hecho, se ha incrementado en 15 de las 17 autonomías. Las excepciones han sido Baleares (menor proporción de todas con el 14%) y Navarra (16,4%).

A nivel nacional, un 16% de los ocupados trabaja a tiempo parcial, cifra que resulta 1,3 puntos porcentuales mayor que un año atrás. Las proporciones más elevadas de ocupados a tiempo parcial se encuentran en la Comunidad Valenciana (19,5%), Andalucía (17,6%) y Murcia (16,9%).

El aumento en la proporción de los empleos de tiempo parcial es uno de los cambios más destacados que la crisis ha dejado en el mercado laboral. Este incremento surge del rol compensador que han tenido los puestos a tiempo parcial para contrarrestar una parte de la destrucción de empleos a tiempo completo.

Entre el cuarto trimestre de 2007 y el mismo periodo de 2013 se han eliminado 4,1 millones de empleos a tiempo completo (caída del 22,5%) que han sido parcialmente compensados por la creación de 356.000 puestos a tiempo parcial (14,9%).

Aunque no tan marcadamente como el empleo a tiempo parcial, también va aumentando la importancia del teletrabajo. En efecto, las personas que trabajan al menos parcialmente desde su hogar ya suponen el 7,6% del empleo total, es decir, 1,3 millones de trabajadores de toda España.

Con la única excepción de Canarias, la proporción de ocupados que teletrabaja al menos de manera ocasional ha aumentado en todas las autonomías. Las autonomías con mayor penetración de esta modalidad son Madrid (10,2%), Castilla y León (9,4%) y Aragón (9,1%). Las únicas cuatro regiones con menos de un 6% de teletrabajadores son Baleares (5,7%), Cataluña (5,6%), Cantabria (5,6%) y Canarias (5,5%).

Conflictividad laboral

Baleares y Extremadura permanecen como las dos autonomías con mayor puntuación en este apartado, ahora con 9,5 y 9,4 puntos, respectivamente. El tercer lugar lo ocupa Andalucía (8,8). En el extremo contrario están el País Vasco (4,1 puntos) y Navarra (4,8).

A nivel nacional, se han registrado 19 huelgas por cada 100.000 empresas (+3,5%). En tres comunidades autónomas el número de conflictos ha aumentado más del 50% en comparación con el cuarto trimestre de 2012: Baleares (+152%), Aragón (+57,2%) y Canarias (+51,8%).

Con todo, las autonomías con mayor número de huelgas continúan siendo Navarra (128 huelgas por cada 100.000 empresas) y el País Vasco (124,4). Castilla-La Mancha (7,2 huelgas) y Madrid (10,1) son las regiones con menor número de conflictos.

Pese a ello, en seis comunidades autónomas se ha reducido sensiblemente el número de trabajadores participantes en huelgas. Ahora la media nacional se sitúa en 56,5 trabajadores por cada 10.000 ocupados, un 1,2% más que un año antes.

Asturias y Madrid exhiben las caídas más importantes en la participación en huelgas, con descensos, respectivamente, del 84,9% (hasta 59,7 trabajadores) y el 72,5% (hasta 30,1 ocupados). Por el motivo opuesto se destacan Baleares y Cataluña. En el primer caso, la participación en huelgas se ha disparado un 722%, aunque desde una base de comparación muy baja (apenas 2,7 huelguistas cada 10.000 ocupados hace un año, que ahora pasan a ser 22). En el caso de Cataluña, las huelgas han tenido la participación de 122,4 trabajadores, siempre por cada 10.000 ocupados (+257%).

Solo Galicia (195,9 huelguistas) y Navarra (141,1 participantes) presentan una participación aún mayor que la autonomía catalana.