La importancia de las referencias en la búsqueda de empleo

Importante herramienta para el empleador, demuestra confianza en el candidato a la hora de realizar la entrevista de trabajo y verificar la veracidad de la información aportada por el candidato.

Son una herramienta clave a la hora de validar las aptitudes, competencias y conocimientos de un candidato ante un potencial empleador. No obstante, a pesar de su creciente popularidad, los expertos en selección aseguran que, si el reclutador no lo exige, el demandante de empleo ni las tiene porqué ofrecer ni desvelar.

¿Por qué la importancia de las referencias laborales?

En un proceso de selección es importante contar con referencias personales ya que ésta es la única manera que tiene el entrevistador de verificar que la experiencia, aptitudes y logros presentes en el currículum vitae son reales, por ello han de ser siempre veraces y actualizadas para que el reclutador pueda contactar a la persona en cuestión. Aunque a veces las referencias laborales son malas y son motivo para descartar al candidato en un proceso de selección por parte del entrevistador.

Cuando estamos en búsqueda activa de empleo o de nuevas oportunidades laborales, es conveniente saber que podemos contactar con ciertas personas que, llegado el momento, puedan respaldar la marca personal del candidato, y recomendarle para el trabajo al que opta.

Si bien suele ser más habitual para puestos de responsabilidad o dirección, dado que cada vez son más las ofertas de empleo que solicitan a los candidatos referencias, aquí recogemos algunas claves para su correcta presentación en el currículum vitae:

  • Indicar el nombre completo de nuestro antiguo empleador.
  • Sus datos de contacto como el teléfono y e-mail.
  • Explicar el tipo de relación laboral que se mantuvo con esa persona.

Ya sea un ex-jefe, encargado de recursos humanos, supervisor o socio de la organización, lo ideal es que pertenezcan a trabajos recientes y no proporcionar más de dos referencias. En caso de no actualizar las referencias, el candidato corre el riesgo de transmitir que ha sido incapaz de generar lazos laborales fuertes en su trayectoria laboral más reciente.

Problemas o Errores que se pueden evitar

Antes de plasmar las referencias laborales en el CV o de ofrecerlos en la entrevista, que suele ser el escenario más común en el que se solicita este tipo de información, se recomienda que los candidatos consulten primero a esas personas que serán su referencia, con un doble objetivo: primero para asegurarse de que están conformes y que puede facilitar sus datos y, el segundo, como oportunidad para explicar el puesto al que aspira para que la persona pueda resaltar aquellos rasgos más acordes con las necesidades del puesto en cuestión.

Un problema habitual al que se enfrentan los entrevistadores es precisamente que las personas a las que acuden no siempre tienen la capacidad para resaltar aquellas facetas positivas del entrevistado.

No obstante, a pesar de ser una práctica cada vez más habitual, en gran medida por la popularización en la red social profesional LinkedIn, los expertos en selección aseguran que mientras no se soliciten, los candidatos no están obligados ni a ofrecerlas ni a mostrarlas.

Cómo se comprueba una referencia laboral

En caso de que sí se nos soliciten, las cuestiones más comunes que suelen hacerse a las referencias por parte de los seleccionadores son, entre otras, las siguientes:

  • ¿Conoce al candidato?
  • ¿Cuánto tiempo trabajaron juntos?
  • ¿Trabajaban juntos a diario, o de vez en cuando?
  • Describa las responsabilidades diarias del candidato.
  • ¿Qué considera que necesita el candidato para realmente continuar su carrera profesional y su crecimiento profesional?
  • ¿Por qué se marchó de la empresa el candidato?
  • ¿Podría haberse quedado si hubiera querido?
  • Si el candidato sigue trabajando en el mismo lugar que la referencia, la pregunta se convierte en, ¿por qué está el candidato pensando en un cambio de trabajo?
  • Si estuviera contratando personal, ¿contrataría al candidato? Si la respuesta es afirmativa, la segunda parte suele ser para qué puesto.

Qué hacer si no se tienen referencias laborales

En caso de que el candidato esté en busca de su primer empleo y no cuente con referencias, puede señalar a personas relacionadas con algún campo que entrañe responsabilidad: el coordinador de un voluntariado en el que haya participado, un profesor de la universidad, o el entrenador del deporte que practique. Aunque no estén relacionados con una experiencia laboral como tal, se puede evidenciar aptitudes relevantes como la perseverancia, proactividad y compromiso. Es necesario recordar que no es apto proporcionar nombres de amigos o familiares ya que puede indicar falta de profesionalidad.

Conclusiones

Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España y HR-Consulting, señala:

Tener buenas referencias laborales es fundamental tanto para el candidato como para quién realiza el proceso de selección, ya que para el primero es una forma de validar sus competencias de forma objetiva y para el segundo es una fuente de información para escoger al mejor candidato.

Prepara tu búsqueda de trabajo

La búsqueda de empleo es un trabajo importante que no se puede improvisar. Estos pasos te servirán de guía para tener éxito en tu búsqueda de empleo.

Las redes profesionales y la búsqueda de trabajo

Las redes profesionales revolucionan los métodos de búsqueda de empleo y procesos de captación de candidatos, gracias a ello, cada vez son más las empresas que optan por las redes sociales profesionales a la hora de seleccionar candidatos.

Las mejores empresas para trabajar

Ranking de las mejores empresas para trabajar del 2020 en España. Ser un Best Place to Work se ha convertido en un objetivo a alcanzar para muchas empresas.

Más bolsas de trabajo

Además de la bolsa de trabajo de las empresas, existen otras bolsas de trabajo con ofertas de empleo online o que te pueden ayudar a encontrar trabajo.

Las ofertas de empleo en España no solicitan titulación de postgrado

En España, los estudios de postgrado no son un requisito obligatorio para optar a un puesto de trabajo, pero sí son un elemento diferenciador en la empleabilidad de un candidato.

El mercado laboral español envejece

El envejecimiento de la población española evoluciona de manera imparable representando casi la mitad de la población, los mayores de 45 años.