Aumenta la diferencia del salario medio español con la Unión Europea


| Adecco

Como se dio a conocer hace unas semanas en la primera parte del Monitor Anual Adecco sobre salarios, el salario medio español se encuentra en 1.639 euros brutos mensuales, tras apenas crecer interanualmente un 0,2%.

En esa primera entrega se analizó la remuneración española por comunidades autónomas, por deciles, desde el punto de vista sectorial, de la jornada de trabajo, según el tamaño de empresa y por categorías ocupacionales. Pero, si conocer estos aspectos es importante, no menos importante es, en un mundo cada vez más globalizado, saber qué posición ocupa el salario español en un contexto internacional, especialmente en relación con los demás miembros de la Unión Europea, de la que España forma parte desde 1986.

La remuneración española en la UE

El salario medio ordinario bruto en los 28 países de la Unión Europea es, de media, de 2.000 euros mensuales. Así, la remuneración media española resulta un 18% más baja. En términos absolutos, la diferencia es de 361 euros mensuales (4.332 euros por año). El salario medio de España tiene, respecto de la media europea, una desventaja proporcionalmente similar a la que tiene Extremadura del conjunto español (es la autonomía con el salario más bajo, como ya vimos en la primera parte del Monitor Salarios).

Un año atrás, la remuneración media europea era de 1.934 euros mensuales (+3,3% interanual). Este incremento, unido a la estabilidad del salario español (+0,2%), ha hecho que la brecha entre ambas magnitudes se amplíe en el último año en 2,6 puntos porcentuales, ya que un año atrás el salario español era un 15,4% inferior al europeo (298 euros mensuales). Ahora, como acabamos de ver, queda un 18% por debajo (361 euros mensuales).

A pesar de la desventaja en comparación con la remuneración media europea, España se sitúa en una situación intermedia: hay 15 países europeos cuyos salarios medios son inferiores al de España, mientras que los restantes 12 países tienen remuneraciones mayores que la española.

Podemos clasificar los 28 países de la Unión Europea en tres grupos según cuál sea el nivel de su salario medio mensual. En primer lugar, se cuentan diez países con un salario medio inferior a 1.000 euros por mes. Todos ellos son de Europa del Este: Bulgaria (407 euros), Rumanía (563 euros), Lituania (566 euros), Letonia (619 euros), Hungría (686 euros), Polonia (768 euros), Croacia (824 euros), Eslovaquia (845 euros), República Checa (882 euros) y Estonia (942 euros).

Hay otros nueve países con una remuneración media de más de 1.000 euros, pero de menos de 2.500 euros, que conforman el grupo con salarios intermedios. Entre ellos se coloca España, con los ya indicados 1.639 euros. Además de nuestro país, se integran en este grupo Portugal (1.017 euros), Grecia (1.023 euros), Eslovenia (1.190 euros), Malta (1.265 euros), Chipre (1.291 euros), Italia (2.033 euros), Francia (2.356 euros) y Reino Unido (2.381 euros).

Dentro de este grupo también se observan amplias diferencias. Por caso, los salarios medios de Reino Unido y Francia más que duplican los de Portugal y Grecia.

Por último, otro grupo de nueve países disfrutan de remuneraciones medias de más de 2.500 euros por mes. Son los casos de Austria (2.504 euros), Bélgica (2.608 euros), Suecia (2.710 euros), Alemania (2.719 euros), Finlandia (2.724 euros), Holanda (2.729 euros), Irlanda (2.790 euros), Luxemburgo (3.228 euros) y Dinamarca (3.807 euros), que ostenta el salario más elevado entre los países comunitarios.

Este grupo es más homogéneo que los dos anteriores. Quitando los casos de Luxemburgo y Dinamarca, las diferencias entre los distintos países no superan el 11%.

Los datos anteriores indican que dentro de la UE se da el caso de países cuyo salario medio supera en 9 veces la remuneración media de otros socios. El caso extremo es el que surge de comparar las remuneraciones medias de Dinamarca (3.807 euros/mes) y de Bulgaria (407 euros/mes), que son separadas por una brecha de 3.400 euros mensuales. En un solo mes, un trabajador medio danés cobra lo mismo que un colega búlgaro en más de 9 meses.

Si nos restringimos a los 19 países que utilizan el euro como moneda, las diferencias son un poco menos marcadas, pero aun así resultan muy amplias. El salario medio de Luxemburgo (3.228 euros), el mayor dentro de la Eurozona, es casi seis veces más grande que el de Lituania (566 euros), que es el más bajo del área.

Centrándonos en el caso español, su situación relativa es de clara ventaja en comparación con los países del Este de Europa, pero resulta desfavorable respecto de los países más avanzados de la UE.

La brecha salarial entre España y Alemania alcanza a 1.080 euros mensuales (12.960 euros anuales), lo que implica que la remuneración española resulta un 39,7% más baja que la germana. Esta diferencia significa, por ejemplo, que un asalariado medio español necesita trabajar 20 meses para tener un ingreso similar al que tiene un asalariado medio alemán en un año.

En cambio, la comparación es un poco más favorable respecto de Francia, aunque aun así la diferencia entre ambas remuneraciones alcanza a 717 euros por mes (8.604 euros anuales). Esto significa que el salario medio español es un 30,4% inferior al francés. La brecha entre los dos salarios se ha ampliado en 104 euros al mes en los últimos doce meses, al haber crecido mucho más la remuneración francesa que la española.

Pese a lo anterior, el nivel de las remuneraciones en España resulta envidiable para quince países de la UE, más que duplicando el salario medio de seis de ellos. Los casos extremos surgen de la comparación con Bulgaria y Rumanía.

En el primer caso, el salario medio español es cuatro veces mayor (1.639 y 407 euros/mes, respectivamente), con una diferencia mensual de 1.232 euros (14.784 euros/año). Por su parte, la remuneración media de España multiplica por 2,9 la de Rumanía (1.639 y 563 euros/mes, respectivamente). En este último caso, la diferencia mensual es de 1.076 euros (12.912 euros/año).

Las cifras anteriores son equivales a decir que el dinero percibido por un trabajador medio búlgaro al cabo de un año es similar a lo que cobra un colega español en tres meses. Al mismo tiempo, para cobrar lo mismo que un trabajador medio rumano en un año, un asalariado español necesita trabajar poco más de cuatro meses.

Sin alcanzar una magnitud tan amplia, la ventaja salarial de España es muy abultada en comparación con Portugal aunque se ha reducido en el último año. En concreto, el salario medio español supera en un 61% al del país luso (de 1.017 euros/mes), lo que se traduce en una diferencia de 622 euros mensuales (7.464 euros/año). Eso sí, esta diferencia se ha acortado en 46 euros mensuales durante el último año.

Similar es la diferencia que existe respecto de Grecia (+60,2%, que equivale a 616 euros/mes o 7.392 euros/año). También se ha reducido la brecha en 24 euros mensuales.



Otras noticias de empleo