Continúa en expansión la brecha salarial

Durante el último año, el salario medio de los hombres se ha situado en 25.044€ brutos anuales, que es un 18% superior al de las mujeres 21.229€, con una diferencia de 3.815 euros anuales, que hace un año eran 3.600 (un 17% superior era entonces)


Los niveles salariales son uno de los mejores indicadores para medir el ajuste entre la oferta y la demanda de los diferentes perfiles profesionales en el mercado laboral. Es por ello que, con el objetivo de obtener una panorámica del presente y de la evolución de las retribuciones de los profesionales en España, Infoempleo, portal de empleo de referencia, y Adecco Group Institute, el nuevo centro de estudios del Grupo Adecco. Según la información extraída de las más de 69.000 ofertas de empleo analizadas, la retribución media en España es de 23.812 euros brutos al año, sin incluir variable ni salario en especie. Lo que supone una reducción del 5% con respecto al salario medio ofertado en el ejercicio anterior.

Los salarios según las empresas

Las empresas han seguido ampliando sus plantillas en el último año. Sin embargo, los salarios que han ofrecido son, en su mayoría, inferiores a los que perciben los que ya forman parte de sus equipos y que ocupan puestos similares.

Durante el último año, solo el 3,18% de las organizaciones ha reducido los salarios en su plantilla y el 3,53% solo lo ha hecho en la parte variable. Por el contrario, el 51,24% los ha subido, aunque el 24,38% únicamente ha incrementado la parte variable de la nómina. Muchos otros, ha optado por la congelación de sueldos, tal y como ha indicado el 24,73% de los encuestados. Menos posibilidades tienen aquellos que realizan su trabajo en las áreas de legal , calidad, I+D, PRL y medio ambiente, recursos humanos y diseño y maquetación.

Preguntadas por un futuro a medio plazo y con el foco puesto en 2025, el 66,08% de las empresas cree que entonces se habrán recuperado los niveles salariales perdidos durante la crisis económica.

Los salarios según los trabajadores

Según los datos ofrecidos por los trabajadores, el 69,8% de ellos no se siente suficientemente remunerado en su trabajo, una cifra considerablemente elevada, pero que ha disminuido ligeramente en el último año, cuando era del 70,3%. Ahora, el 29,6% está contento con su salario y, de nuevo, el 0,7% considera que su retribución es excesiva para el trabajo que realiza. Para los puestos directivos el salario medio es de 43.237 euros, para los mandos intermedios, de 29.315 euros, para los técnicos, de 24.322 euros, y para los empleados es de 17.999 euros. La mayor parte de los directivos percibe una retribución de entre 35.000 y 50.000 euros.

El 44,3% de los técnicos, por su parte, percibe un salario de entre 18.000 y 25.000 euros. Por último, los empleados aseguran recibir una remuneración inferior a los 18.000 euros brutos al año, al menos así lo ha expresado el 47,5% de ellos. El salario medio en cada sector productivo varía notablemente. Si se tiene en cuenta la antigüedad de los trabajadores, las diferencias salariales pueden alcanzar el 21%.

El salario medio de una persona que lleva menos de un año en una empresa es de 20.151 euros brutos al año, mientras que el de otra persona cuya antigüedad es superior a 10 años es de 29.083 euros para el mismo puesto. Esto pone de manifiesto el peso de la antigüedad en las retribuciones de los trabajadores españoles, ya que, de media, la brecha salarial alcanza casi los 9.000 euros, a pesar de que desempeñan las mismas funciones y trabajan en el mismo puesto. El salario para los trabajadores con una antigüedad intermedia también varía notablemente de unos supuestos a otros. Este hecho se asocia con la necesidad de una mayor cualificación para el desempeño de determinadas funciones.

La brecha salarial en el caso de la formación puede alcanzar los 12.144 euros anuales, que es la diferencia que existe entre el sueldo de un trabajador con máster y el de uno sin estudios. Pese a tener una formación superior al máster, su remuneración media es 2.300 euros inferior. Por debajo se sitúan los salarios de las personas con Grado Superior de FP o equivalente y los de aquellos que poseen un Grado Medio de FP o equivalente . Las retribuciones más bajas son para los de Bachillerato o equivalente y los de Educación Secundaria Obligatoria o similar y las personas sin estudios.

Las diferencias salariales son tales que un titulado universitario percibe un salario que es un 21% mayor que el de un trabajador sin estudios o con estudios básicos, y un 16% mayor que el de un titulado superior en Formación Profesional. El salario de un varón es de 25.044 euros y el de una mujer es de 21.229 euros.

Los salarios según áreas funcionales

Entre los 26.000 y los 24.200 euros se sitúan las áreas de administración y finanzas, calidad, I+D, PRL y medio ambiente, diseño y maquetación y Recursos Humanos. Por debajo de estos salarios aparecen otros como los de ingeniería y producción, comercial y ventas y compras, logística y transporte. El estudio de las remuneraciones directas ofrecidas a los profesionales en las ofertas de empleo permite, por tanto, precisar las diferencias retributivas entre las distintas áreas funcionales, aunque tomando en cuenta una limitación metodológica. No es posible hablar de áreas funciones mejor o peor pagadas de forma absoluta, ya que para ello se debería contemplar el componente variable de la remuneración.

Tampoco puede obviarse que el comportamiento de una misma área funcional puede variar de manera significativa entre las distintas categorías profesionales.

Los salarios según categoría profesional

El salario medio que perciben en España los técnicos es de 24.570 euros, frente a los 30.965 euros de los mandos intermedios. Con estos datos, parece evidente que, de todos los parámetros considerados en el análisis, la categoría profesional se posiciona como el factor que más influye en la retribución, pues un mayor salario está vinculado de forma directa a una mayor categoría profesional y, por tanto, a una mayor asunción de mando y responsabilidades.

La retribución variable

1 de cada 3 trabajadores en España percibe una parte de su salario en forma de remuneración variable. Se trata de un modelo retributivo más habitual entre directivos y mandos intermedios, pues el 49,19% y el 40,24%, respectivamente, lo tiene reflejado en su nómina. Si se pregunta a las organizaciones por el porcentaje de sus empleados que recibe remuneración variable, es el 30,74% el que reconoce que no ofrece este tipo de salario en su empresa y el 19,43% el que únicamente lo destina a menos del 5% de su plantilla. Sin embargo, parece que el hecho de recibir o no retribución variable depende en mayor medida del área a la que depende el trabajador en cuestión.

En menor medida, el salario variable se ofrece a los trabajadores del área de director general y gerencia, de ingeniería y producción, recursos humanos, de administración y servicios generales, y de marketing, comunicación y contenidos. Por el contrario, apenas disfrutan de este tipo de remuneración los de las áreas diseño y maquetación, legal, calidad, I+D, PRL y medioambiente, de inteligencia de negocio y Big Data, tecnología, informática y telecomunicaciones compras logística y transporte y atención al cliente.

La retribución en especie

De manera minoritaria, lo hacen con más del 75% de la plantilla , con el 25%-50% de los trabajadores y con el 50%-75%. El seguro médico es la retribución flexible que más valoran los empleados seguido por las dietas y los desplazamientos, la formación externa y los tickets restaurantes. Por detrás de estos tipos de retribución en especie, los trabajadores demandan un plan de pensiones y un vehículo de empresa. En menor medida, se decantan por los seguros médicos, plan de pensiones, ayudas para la guardería, ticket para el transporte público, plan de pensiones y acciones dentro de la empresa.