6 tips para controlar los nervios ante una entrevista de trabajo


| DonEmpleo.com

No tengas nervios en la entrevista de trabajo

Es normal sentirse inquieto o algo nervioso ante situaciones en las cuales no nos sentimos familiarizados o cuando existe cierta presión para hacer las cosas de cierta manera. Las expectativas propias pueden ser una fuente de nervios inagotables, pero esto no significa que tengas que sucumbir ante ellos.

Somos seres humanos así que las emociones y sentimientos son parte fundamental de nosotros. Lo importante es que podamos tener la capacidad de saber actuar ante ellos y no dejar que las emociones nos controlen ya que está comprobado que no son precisamente las consejeras más ideales.

Una de las situaciones laborales que pueden traernos estrés, ansiedad y mucho nerviosismo, son las entrevistas de trabajo.

No a todo el mundo le ocurre, pero no es algo fuera de lo común ver a candidatos mientras le sudan las manos o haciendo movimientos repetitivos con sus manos y piernas cuando esperan ser entrevistados. Esas son algunas de las maneras en cómo los nervios se demuestran. A otros les puede doler el estómago, tienen dificultad para concentrarse y hasta les tiemblan las piernas.

Como puedes ver todos estos "síntomas" son bastante molestos, sobre todo porque nos dejan vulnerable ante el otro. Es decir, es muy difícil ocultar los nervios así que las personas a tu alrededor pueden darse cuenta y esto no es lo más recomendable cuando estás tratando de causar una buena primera impresión.

Es normal sentir nervios, las expectativas que tenemos acerca de nuestro desempeño y de la situación en sí nos pueden hacer sentir de esa manera. Lo que no es saludable es cuando estos nervios son paralizantes o incluso modifican la manera en que abordas la circunstancia.

En esos casos los nervios dejan de ser un recordatorio de que estamos vivos y tenemos emociones para pasar a ser un saboteador muy poderoso. Por eso no podemos permitirles que se instalen, ni que ocupen la mayor parte de nuestra mente durante las situaciones de presión.

Este artículo no es para decirte "no sientas nervios, todo estará bien", sino para darte algunos trucos muy útiles para que puedas saber qué hacer con ellos cuando estés en una entrevista de trabajo, así los tendrás bajo control y no podrán interferir en tus resultados:

  1. Prepárate con antelación: Si al momento de ir a tu entrevista estás corriendo para poder llegar a tiempo, los nervios pueden incrementarse aún más. Si tienes una preparación previa óptima podrás evitarte estrés por esa parte.

    No dejes las cosas para último momento. Fíjate bien en la hora en que deberás presentarte para la entrevista y empieza a prepararte con suficiente tiempo de antelación. En caso de que la entrevista sea en la mañana, entonces deja todas las cosas listas el día anterior. Escoge la ropa que utilizarás y déjala a la vista, así como las prendas que quieras llevar contigo.

    Asegúrate de conocer bien la dirección del lugar donde será para que no pierdas valioso tiempo buscándolo. Si sales con el tiempo exacto y tienes problemas para encontrar el sitio, esto puede causarte muchos más nervios de los que quizá pudieras tener.

    Cuando sabes que vas con puntualidad a un lugar importante, puedes estar tranquilo al respecto, además de que evitarás apresuramientos de último momento. Tampoco llegues con demasiado tiempo de antelación al lugar, si eres una persona ansiosa, esto lo que hará es aumentar ese sentimiento.
  2. Repasa en tu mente las razones por las que eres el candidato perfecto para la vacante a la cual te estés postulando: Esto no es para decírselo a nadie más, sino para que estés consciente de que eres una persona preparada y no tienes razones para sentirte inseguro al respecto. Con cada razón nueva que encuentres te irás sintiendo cada vez mejor.
  3. Sacude las creencias negativas que puedes tener en tu cabeza, reemplázalas por pensamientos positivos como:
    • Merezco tener resultados por mi esfuerzo
    • La empresa tiene todas las razones que necesita -y más- para contratarme
    • Soy capaz de alcanzar lo que me propongo
    • Estoy dando lo mejor de mí y eso tiene recompensas

    Entre muchos otros pensamientos que refuercen la seguridad y confianza en ti mismo. No tienes que repetirlos como si fueran un mantra, sino hacer lo posible por creértelos. Una vez que lo hagas tendrás un gran terreno ganado.
  4. Usa un atuendo que te haga sentir seguro acerca de tu apariencia: Si además de preocuparte de si lo vas a hacer bien o no estás preocupándote de si los zapatos te aprietan, la camisa no te queda como te gustaría o de que el pantalón es demasiado ajustado, estarás en problemas.

    Prefiere enfocarte en tu desempeño y no dejes que la ropa se interponga en el camino.
  5. Respira profundo: Hacerte consciente de tu respiración es positivo de muchas maneras, equilibra tu ritmo cardíaco, te hace sentir más sereno y deja que tu mente quede en blanco solo estando al pendiente de cómo el aire entra y sale de tu cuerpo.

    Los ejercicios de respiración son muy efectivos para calmar los nervios. Lo único que necesitas es encontrar un ritmo de respiración. Esto lo puedes hacer con cuentas, por ejemplo 4 segundos para inhalar, 4 segundos más para retener y el mismo tiempo para exhalar. Depende de tu capacidad pulmonar puedes modificar la cantidad de segundos.
  6. Recuerda que no tienes nada que perder: Si te contratan habrás logrado tu menta y en caso de que no lo hagan puedes tomarlo como una experiencia para saber qué hacer y qué no hacer en tu próxima entrevista. Los fracasos no pueden ser considerados como tal si te dejan un aprendizaje.

    Además, recuerda que las entrevistas de trabajo no son la única manera de conseguir empleo. Puedes tomar la acción en tus manos y poner en práctica cualquiera de estas alternativas de Gananci para ganar dinero por Internet sin esperar que nadie te contrate. También te puedes decidir a ampliar tu formación a través de internet.


Otros artículos de empleo